viernes, febrero 22, 2013


De esos cines, Claudia Ernestina…
 
Tienes 18 años, la tez blanca
como las pizarras de acrílico,
las cejas pobladas, el rostro alargado,
senos predominantes que contrastan
con la delgadez de tu ondulada cadera,
Claudia Ernestina.

Te gusta el Bloody Mary
no por el vodka
sino por el jugo de tomate,
bailas descalza luego de la tercer cuba,
y te deshaces de tus calzones
y te acercas al hombre
y susurras al oído palabras
que hacen el amor.

Leo que los versos de Ernesto Cardenal
son para la posteridad y son para ti Claudia.
Tengo una prima que se llama como tú
y a diferencia de ti, tiene el pelo enmarañado
como la espuma que queda en la arena
luego que la ola se va.
 
Claudia Ernestina, cuando tú mueras
no morirán contigo los versos y al morir
tu amante no habrá quien rescate
su cuerpo del olvido,
porque Claudia Ernestina
un hombre de batalla
se hinca a lado de los cadáveres de sus adversarios,
y en silencio pide
al Creador reciba de nuevo
sus almas.

Juan Espinoza Cuadra
México
Febrero MMXIII